LA HOSPITALIDAD SE RESPIRA

Durante nuestro último viaje a República Dominicana en Samaná, donde sus gentes nos ofrecieron su mayor tesoro: SUS BRAZOS ABIERTOS. Nuestros hijos descansaron en sus brazos tintados de confianza.

LA HOSPITALIDAD SE RESPIRA